Por qué soy optimista respecto al 2021

Hemos superado el año 2020, un año que presentó importantes retos y que nos hizo ganar algunos títulos. Hemos aprendido lo que significa ser resistente y ágil. Nos hemos adaptado a diferentes formas de trabajar y aprender. Nos hemos unido incluso cuando estábamos separados, ofreciéndonos apoyo y ánimo. Y, a menudo, la tecnología estaba en el centro de todo ello. Nos mantenía conectados, informados y en activo.

Soy increíblemente optimista respecto a 2021.

Las tendencias tecnológicas de siempre se aceleraron en respuesta a la pandemia y a la recesión económica, y a partir de aquí, sólo van a ir más rápido. Vivimos en un mundo híbrido y altamente distribuido. Estamos en la cúspide de la conectividad generalizada que impulsa resultados en tiempo real, automatizados e inteligentes en el borde habilitado por 5G.

Se trata de una base sólida para un repunte económico y un crecimiento en todo el sector tecnológico. Las estimaciones de IDC y Gartner prevén un crecimiento del gasto en IT de un solo dígito en 2021¹, lo que incluye un repunte del crecimiento de la infraestructura en servidores y almacenamiento, así como el crecimiento de la nube híbrida. Nuestro propio Índice de Madurez de la Transformación Digital 2020 cuenta una historia similar, con el 80% de las organizaciones a nivel mundial acelerando los programas de transformación digital. Lo que está claro es que organizaciones de todos los tamaños y segmentos están invirtiendo en la siguiente fase de su transformación.

En esa próxima fase, destacan tres prioridades de IT que liderarán el crecimiento del sector en 2021.

La economía del hogar ha llegado para quedarse

El mundo ha adoptado la flexibilidad para trabajar y aprender desde cualquier lugar, y el PC está a la altura del desafío. IDC ha informado de que en 2020 se distribuirán más de 300 millones de PCs. El uso doméstico está pasando de un PC por hogar a un PC por persona en ese hogar. Y cuando los trabajadores vuelvan a entrar en los espacios de trabajo tradicionales, tendrán ordenadores anticuados que necesitarán una actualización para estar a la altura de las exigencias de una fuerza de trabajo híbrida. Dispositivos que cuentan con software inteligente para personalizar y optimizar completamente la experiencia del usuario para las nuevas aplicaciones de colaboración, videoconferencia y cargas de trabajo con gran cantidad de datos fuera de la oficina tradicional. Y, por supuesto, tienen que ser seguros.

Estos ordenadores traen consigo sus propias exigencias. Contribuyen al aumento del gasto en infraestructura que esperamos para apoyar la gestión y el suministro de aplicaciones, servicios y seguridad en un mundo híbrido.

Vivimos en el Edge

La conectividad generalizada está permitiendo que haya cada vez más dispositivos, coches y máquinas automatizados e inteligentes en el edge (borde), lo que se acelerará aún más con el despliegue del 5G.

A modo de perspectiva, el 10% de los datos se genera hoy en día fuera de un centro de datos. Pero en 2025, el 75% de los datos empresariales se procesarán fuera de un centro de datos centralizado tradicional o de la nube para un mayor procesamiento y análisis en tiempo real. Para 2024, veremos un aumento del 800% en las aplicaciones en el borde.² Como resultado, habrá un estimado de 700 mil millones de dólares en CAPEX acumulado gastado en infraestructura de IT de borde y centros de datos. El borde es donde están los datos y el dinero, lo que impulsa nuevas inversiones en soluciones de nube híbrida entregadas como servicio.

No se puede hablar del borde sin hablar de la industria de las telecomunicaciones. La proliferación del 5G requiere arquitecturas de red abiertas y definidas por software, lo que obliga a los proveedores de redes de telecomunicaciones a » cloudizar » sus redes. La transformación digital que hemos visto en marcha en la empresa está ahora viva en las telecomunicaciones, creando un mercado de 150.000 millones de dólares para las TI. Es cierto que es pronto, pero es importante. Las inversiones realizadas en 2021 sentarán las bases (literalmente) de las ciudades digitales conectadas y del paisaje del futuro.

Simple de consumir, más fácil de planificar: todo como servicio

En 2024, más del 75% de la infraestructura en el edge y el 50% de la infraestructura de los centros de datos se consumirá como servicio.³ Y por una buena razón: las TI deben ser más fáciles de desplegar, consumir y gestionar. En 2020, ese mensaje fue alto y claro cuando las prioridades y los presupuestos de TI sufrieron una revisión de la noche a la mañana. Las experiencias en la nube y como servicio han establecido nuevas expectativas sobre lo simple que puede y debe ser la infraestructura IT. Las organizaciones necesitan un mayor control y más opciones. Es la forma en que liberan el presupuesto de IT para la economía de permanencia y la oportunidad del edge. Y es la razón por la que Dell Technologies se compromete a ofrecer nuestra cartera como servicio con el proyecto APEX.

Esta es mi lista de prioridades. Hay mucho que hacer para estar preparados para lo que viene en la Era de los Datos. Y eso es una buena noticia para la industria tecnológica. Cuando pienso en el futuro que se avecina y en los avances innovadores que la tecnología hará posibles -incluido el desarrollo y la distribución de la vacuna COVID-19- hay mucho que hacer para ser optimista. Mi optimismo tecnológico se basa plenamente en la realidad de lo que promete ser un año mejor, una década mejor, por delante.

Basado en: Previsión de gasto en TI ex Telco del Blackbook Mundial de IDC de enero de 2021 y previsión de gasto en TI ex servicios de comunicación del Market Databook de Gartner del 4T20

² IDC FutureScape: Worldwide IT Industry 2020 Predictions, Doc # US45599219, octubre de 2019

³ IDC FutureScape: Worldwide Datacenter 2020 Predictions, Doc # US44747919, octubre de 2019

Jeff Clarke

About the Author: Jeff Clarke

In partnership with CEO and Chairman Michael Dell, Jeff is responsible for running day-to-day business operations, shaping the company’s strategic agenda and aligning priorities across the Dell Technologies executive leadership team. Jeff oversees the company’s operations, including its global manufacturing, procurement and supply chain activities. In fact, Dell Technologies’ supply chain is recognized among the world’s most innovative and continues to receive accolades for its achievements in closed-loop recycling and sustainable product development. Additionally, Jeff oversees the engineering, design, development and sales of the Infrastructure Solutions Group across servers, storage, data protection and networking products. He also oversees the engineering, design, development and sales of the Client Solutions Group, including computer desktops, notebooks, workstations, cloud client computing and end-user computing software solutions. Jeff joined Dell Technologies in 1987 as a quality engineer, moved into a product development role in 1989 and since has served in a variety of engineering and leadership roles. Jeff founded and launched Dell Technologies Precision workstation product line, and subsequently oversaw Dell Technologies OptiPlex, Latitude and Precision commercial PC lines of business. Under his leadership, all three businesses achieved No. 1 worldwide share positions. Prior to joining Dell Technologies, Jeff served as a reliability and product engineer at Motorola, Inc. He serves on the College of Engineering Advisory Council for his alma mater, the University of Texas at San Antonio, where he earned a bachelor's degree in electrical engineering in 1986.