Las múltiples formas de reutilizar los residuos

Utilizar la creatividad para convertir los materiales de residuos en recursos es un concepto clave en el esfuerzo por acelerar la circularidad en la industria tecnológica.

Cuando la gente piensa en iniciativas de sostenibilidad, lo primero que le viene a la mente a la mayoría es el reciclaje. Pero esos cubos azules para latas de aluminio sólo rozan la superficie de la sostenibilidad en términos de economía circular. Con previsión, compromiso y un espíritu de colaboración entre los empleados de las empresas de todo el mundo, el componente de reducción de residuos de la economía circular no sólo salva la tierra, sino que crea nuevas industrias y puestos de trabajo al tiempo que mejora los productos.

Un ámbito que se ha beneficiado del enfoque cooperativo de las iniciativas de economía circular es el de los plásticos reciclados. Cada año, 11 millones de toneladas métricas de nuevos residuos plásticos llegan al océano. Desgraciadamente, una vez arrastrados al mar, se reducen a un amasijo tóxico y perjudicial para todo el ecosistema, pero no pueden reutilizarse debido a su estado. Ahí es donde entran en escena innovadores como NextWave Plastics.

NextWave Plastics es un consorcio de empresas tecnológicas multinacionales y marcas de consumo que trabajan para construir la primera red mundial de cadenas de suministro de plásticos en los océanos y, por tanto, disminuir el volumen de basura plástica que entra en nuestro océano. Su modelo operativo es una fascinante mezcla de tecnología avanzada y relaciones humanas. El análisis de datos ayuda a identificar los puntos calientes globales de «fuga» de plástico, donde la mayor cantidad de plásticos desechados entra en el océano. Sin embargo, es la mitad no técnica de la ecuación la que realmente tiene visión de futuro.

I think ocean-bound plastics is a great place to start to have that conversation to think about how material use and material sourcing could look different.”

– Kendall Starkman, Director, NextWave Plastics

Dell Technologies se dio cuenta muy pronto de que incluso una empresa de nuestro tamaño no podía hacer mucho para reducir el impacto de los plásticos en el planeta, especialmente en los océanos. La clave de la escalabilidad era compartir lo aprendido y crear una base de conocimientos, así que nos pusimos en contacto con Lonely Whale para iniciar el consorcio. Al unirse con otras empresas -a menudo rivales en el mercado- para poner en común conocimientos y mejores prácticas, estas corporaciones multinacionales están desarrollando la primera red mundial de cadenas de suministro de plásticos en los océanos.

En la actualidad, NextWave Plastics cuenta con 11 miembros y está en vías de alcanzar su objetivo para 2025 de desviar 25.000 toneladas métricas de plásticos de los océanos del mundo. También está proporcionando un modelo operativo de cómo las organizaciones -incluso las que compiten entre sí- pueden unirse con éxito para amplificar el impacto de sus iniciativas de responsabilidad socioambiental.

Los materiales que se reutilizan después del consumo, como los plásticos del proyecto NextWave Plastics, suelen denominarse «reciclados». Sin embargo, la economía circular promueve también el uso de otro tipo de residuos. Los materiales recuperados son residuos de preconsumo creados en el proceso de fabricación, es decir, algo que no podría recogerse del suelo de la fábrica y verterse de nuevo, sino que se tiraría a la basura. Dell Technologies ha innovado activamente en este ámbito.

Las múltiples formas de reutilizar los residuos

Por ejemplo, la resistencia, rigidez y bajo peso de la fibra de carbono la hacen ideal para la industria aeroespacial. Pero sus procesos crean residuos que normalmente no se pueden reutilizar, dejando material que se tiraría a la basura. Trabajando con nuestros proveedores, identificamos una oportunidad para recuperar esta fibra de carbono como materia prima y reciclarla en nuestros portátiles. La fibra de carbono sobrante o de desecho se corta y se granula, y luego se moldea en componentes que hacen que los portátiles sean más fuertes, más ligeros y más finos. El material también es muy reciclable, lo que significa que puede pasar del suelo de la fábrica aeroespacial original a un portátil Dell y a otro uso futuro.

Las tecnologías también pueden superponerse unas a otras para aumentar exponencialmente el impacto. Por ejemplo, después de su trabajo inicial para reutilizar los residuos de fibra de carbono aeroespacial, Dell Technologies desarrolló una forma de combinar esa fibra de carbono con resina reciclada creada a partir de botellas de agua de 5 galones desechadas. Con esta innovación, los ingenieros pudieron aumentar el contenido reciclado de un producto del 20% inicial al 50%.

If a waste material is valuable, it won’t end up being burned or landfilled. You have to create demand, which then creates value. Because when there is value, people will find a solution instead of just moving it someplace else.”

– Nick Abbatiello, Sr. Distinguished Engineer, Dell Technologies

Sin embargo, el esfuerzo por utilizar materiales recuperados o reciclados no siempre es fácil al principio. La incorporación de estos materiales comienza en la fase de diseño, y las experiencias negativas con los primeros experimentos de reciclaje hicieron que muchos diseñadores e ingenieros de productos desconfiaran de los problemas de calidad y durabilidad. La mejor manera de superar estas objeciones, dice el ingeniero de Dell Technologies Nick Abbatiello, es aportar pruebas mediante la creación de prototipos. Otro obstáculo inicial puede ser el precio. La creación de la demanda impulsa el valor del material y, al principio, un número limitado de proveedores puede dar lugar a costes elevados. Sin embargo, las empresas emprendedoras tienden a seguir el dinero, y una vez que hay más actores operando en el espacio de los materiales recuperados, los precios bajan debido a la mercantilización.

Abbatiello tiene algunos consejos sólidos para las organizaciones que intentan poner en marcha sus propios programas. «Es importante tener un éxito temprano y medible», explica. «Así que hay que empezar poco a poco y construir a partir de ahí». Los circularistas también deben atender a la regla de los médicos: primero no hacer daño. Es importante asegurarse de que su solución no crea un nuevo problema accidentalmente, como el desarrollo de un nuevo polímero para el que no hay opciones de reutilización en el mercado, eliminando la posibilidad de un circuito cerrado».

Como se señala en el informe de Pew Trusts Breaking the Plastic Wave, «no hay una solución única» para resolver los retos económicos y medioambientales que son el subproducto de nuestro actual modelo económico lineal. Se necesitará toda una caja de herramientas, que deberán ser utilizadas por todos los participantes en la economía. De hecho, nuestra próxima conversación sobre la economía circular va a explorar las muchas maneras en que los consumidores individuales y corporativos pueden desempeñar un papel en la promoción de la sostenibilidad a través de la circularidad.

Dell Technologies

About the Author: Dell Technologies