Desarrolla tu actividad sin interrupciones gracias al puesto de trabajo remoto

La pandemia de la COVID-19 supuso un antes y un después en el desarrollo profesional. La imposibilidad de trabajar de manera presencial en todo tipo de negocios abrió la puerta a la opción de trabajar en remoto para una enorme cantidad de personas que no se lo esperaban.

Muchos profesionales se sorprendieron al comprobar que sí podían seguir con su actividad habitual a distancia, aunque a priori no pareciese del todo posible. Así, comercios minoristas empezaron a optar por el modelo delivery, para acercar las compras a sus clientes; psicólogos empezaron a pasar consulta a través de Zoom; las startups organizaron un sistema para seguir rindiendo como siempre gracias a las herramientas colaborativas.

El trabajo en remoto es posible, y todo gracias a la tecnología. Gracias a la infraestructura de escritorio virtual de Dell Technologies, es posible configurar un puesto remoto en cuestión de minutos con la máxima seguridad.

Ventajas del puesto de trabajo en remoto

El puesto de trabajo remoto beneficia a los trabajadores y a los empleadores. Lo más importante es que la actividad de la empresa sigue con normalidad, lo que implica que no se pierde competitividad, ni se pone en riesgo el negocio.

Durante la pandemia, los trabajadores se fueron a casa para desempeñar su labor. Una vez que se pueda volver a trabajar con total seguridad en las oficinas, muchas empresas optarán por un modelo híbrido que permita a los trabajadores combinar sesiones presenciales con jornadas en remoto.

¿Cuáles son las ventajas de este puesto de trabajo en remoto para el profesional?

Es una modalidad de trabajo que permite un mejor equilibrio entre la vida profesional y personal. Gracias a la tecnología disponible, se puede mantener un saludable compromiso entre la vida profesional y la personal. Es posible que para algunas personas esto signifique tener unos límites poco claros entre la vida laboral y personal, pero en el fondo se trata de una cuestión de planificación y disciplina.

Se ahorra tiempo en desplazamientos hacia y desde la oficina, algo que devuelve horas útiles a las personas para aprovecharlas como más deseen. Aunque en época de pandemia esta ventaja puede parecer circunstancial, a largo plazo y en situaciones más normales es una de las mayores ventajas que podemos destacar.

Por otro lado, los empleados en remoto tienen más libertad, lo que les proporciona satisfacción y hace que estén más comprometidos y realizados. El trabajo remoto fomenta el bienestar de los empleados. Al no tener que trasladarse a diario, al prescindir de almuerzos con prisa (y a menudo poco saludables), y sin la obligación de hacer horas extra en la oficina lejos de los suyos, el trabajo remoto mejora la salud de los empleados.

Las expectativas desde el punto de vista del empresario

El punto uno de las expectativas del empresario es que el trabajo remoto es sinónimo de un aumento en la productividad. Es así de sencillo. Todo depende, eso sí, de la capacidad de los empleadores para confiar en sus equipos, sobre todo cuando estos trabajan fuera de la oficina. Si el jefe confía, la productividad se impulsará como nunca antes.

Cuando se elimina lo superfluo y lo que puede ser una fuente de distracción o de frustración (como un traslado largo y lento al trabajo), todo lo que queda es la productividad. Y la concentración. El teletrabajo reduce las ausencias por enfermedad, además.

Pero hay más beneficios, y muy importantes. El trabajo remoto ayuda a ahorrar dinero por cuestiones obvias: tener menos empleados en la oficina significa que es necesario mucho menos espacio de oficina con todo lo que eso conlleva: alquiler más bajo, menos mobiliario, ¡menos de todo! Ya no será necesaria una oficina de muchos metros cuadrados si se puede coordinar a la fuerza de trabajo para que trabajen unos días en remoto y otros en presencial.

Además, la tecnología VDI hace que el puesto de trabajo físico sea el mismo que en remoto, con lo que varios empleados pueden compartir un mismo puesto físico en días alternos sin necesidad de configurar nada extra.

Por otro lado, ¿qué hay más atractivo que una empresa que ofrece trabajo remoto? La posibilidad de combinar el trabajo presencial con el remoto atrae el talento de manera irresistible. La capacidad de atraer y retener al talento calificado es un factor clave de diferenciación en el mundo corporativo, y el trabajo remoto tiene ese papel positivo que ofrece un sentido de reconocimiento personal entre empleador y empleado.

Muchas personas cambiarían de trabajo si pudieran acceder a un puesto que favoreciese el trabajo en remoto a tiempo completo, o parcial. Las empresas con la capacidad de ofrecer un trabajo flexible marcan la diferencia para los candidatos.

Las empresas con la capacidad de ofrecer un trabajo flexible marcan la diferencia para los candidatos

About the Author: Jose Romero

Con más de 20 años de experiencia en IT se unió a Dell Technologies en el año 2006 como preventa especialista en soluciones de virtualización y gestión del puesto cliente para EMEA. A lo largo de su carrera ha participado en grandes proyectos de transformación del puesto de trabajo y es un profesional certificado en soluciones empresariales de Microsoft y VMware. Durante los dos últimos años José Romero se ha especializado en las soluciones de Modernización del Puesto de Trabajo.