Buscar
    • Servicios de cómputo en la nube

    • Los servicios de cómputo en la nube proporcionan tecnología de la información (TI) como servicio a través de Internet o una red exclusiva, con entrega por demanda y pago en función del uso. Los servicios de cómputo en la nube abarcan desde plataformas de desarrollo y aplicaciones completas hasta servidores, almacenamiento y escritorios virtuales.

    • ¿Quién utiliza los servicios de cómputo en la nube y por qué?

      Las entidades corporativas y gubernamentales utilizan servicios de cómputo en la nube para abordar diversas necesidades de aplicaciones e infraestructura, como CRM, base de datos, procesamiento y almacenamiento de datos. A diferencia de un ambiente de TI tradicional, en el que el software y el hardware se financian por anticipado por departamento y se implementan durante un período de meses, los servicios de cómputo en la nube ofrecen recursos de TI en cuestión de minutos a horas y alinean los costos con el uso real. Como resultado, las organizaciones tienen una mayor agilidad y pueden administrar los gastos de forma más eficiente. De manera similar, los consumidores utilizan los servicios de cómputo en la nube para simplificar el uso de las aplicaciones, y almacenar, compartir y proteger contenido, así como permitir el acceso desde cualquier dispositivo conectado a la Web.

      Cómo funcionan los servicios de cómputo en la nube

      Los servicios de cómputo en la nube tienen varios atributos comunes:

      • Virtualización: El cómputo en la nube utiliza ampliamente la virtualización de servidores y almacenamiento para asignar y reasignar recursos con rapidez.
      • Multiusuario: Los recursos se agrupan en pools y se comparten entre varios usuarios para lograr economías de escala.
      • Acceso a la red: Se puede acceder a los recursos a través de un navegador web o un cliente delgado mediante una variedad de dispositivos en red (computadoras, tabletas o teléfonos inteligentes).
      • Según demanda: Los recursos se autoaprovisionan desde un catálogo en línea de configuraciones predefinidas.
      • Flexibilidad: Los recursos pueden escalar horizontal o verticalmente de forma automática.
      • Medición/cargo retroactivo: El uso de recursos se rastrea y se factura de conformidad con el acuerdo de servicio.

      Entre los numerosos tipos de servicios de cómputo en la nube que se prestan internamente o mediante proveedores de servicios externos, los más comunes son los siguientes:

      • Software como servicio (SaaS): El software se ejecuta en computadoras que pertenecen al proveedor de SaaS y que este administra, en vez de instalarse y administrarse en las computadoras de los usuarios. El software está disponible a través de la Internet pública y, por lo general, se ofrece con una suscripción mensual o anual.
      • Infraestructura como servicio (IaaS): El proveedor de IaaS proporciona el procesamiento, el almacenamiento, las redes y otros elementos (seguridad y herramientas) por medio de la Internet pública, VPN o una conexión de red exclusiva. Los usuarios poseen y administran los sistemas operativos, las aplicaciones y la información que se ejecutan en la infraestructura y pagan de acuerdo con el uso.
      • Plataforma como servicio (PaaS): El proveedor de PaaS proporciona todo el software y el hardware que se requieren para desarrollar y usar aplicaciones basadas en la nube por medio de la Internet pública, VPN o una conexión de red exclusiva. Los usuarios pagan por el uso de la plataforma y controlan la manera en que se utilizan las aplicaciones durante todo su ciclo de vida útil.

      Beneficios de los servicios de cómputo en la nube

      Los servicios de cómputo en la nube ofrecen una gran cantidad de beneficios, entre ellos:

      • Aceleración de la implementación y del tiempo de respuesta que genera valor
      • Acceso a aplicaciones y contenido desde cualquier lugar
      • Escalabilidad rápida para satisfacer la demanda
      • Mayor utilización de las inversiones en infraestructura
      • Menores costos de infraestructura, energía e instalación
      • Mayor productividad del personal de TI y de toda la organización
      • Mejor seguridad y protección de los recursos de información